55 8933 6651 / Whatsapp: 55 6221 0508 hola@elcapitalino.mx

EL TOPO

José Antonio García Gallegos

José Antonio García Gallegos

José Antonio García Gallegos, Antropólogo Social, Universidad Iberoamericana, México. Asesor Legislativo, con experiencia en ambas Cámaras del Congreso de la Unión.

 

Correo: joso_mx11@yahoo.com.mx

Twitter: @josomx11

Ni encono ni formulación de espejismos

Para quien esto escribe constituye una circunstancia muy afortunada comunicarse con el otro, con la otra, con los demás, sin saber quiénes, cómo y cuántos sean. Igualmente, obtener unos momentos de atención de las y los lectores que se acercan por causas diversas a este medio, para posibilitar un encuentro que acreciente el conocimiento, la reflexión o el goce sobre algún tema o asunto, dará sustento y finalidad a esta interacción que espero sea frecuente y enriquecedora.

Lo expresado no nada más es un buen deseo o una expectativa buena onda, sino forma parte de un compromiso personal y social. Hoy más que nunca o como siempre, se requiere de una convocatoria permanente y cotidiana a la práctica de la verdad, definida ésta como la conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente, o como el juicio o proposición que no se puede negar racionalmente, según la Real Academia.

Asimismo, esta columna, colaboración o intervención digital tratará de no prestarse al encono, a la incordia y a la formulación de espejismos para deformar o evadir la realidad, por más inédita, incierta, cruel o hasta horrorosa como lo es la actual.

¿Por qué he utilizado tales calificativos? ¿Me permitirán subjetividades? Así lo espero y lo advertiré cada que sea necesario en congruencia con los principios que enuncié anteriormente.

Me provoca horror y dolor el millón de fallecidos en el mundo por el Covid-19, así como los más de 80 mil (cifra oficial) acontecidos en México por la misma causa, entre ellos dos hermanos míos.

Me parece sumamente cruel y espantoso que en el año de 2019 hayan ocurrido en el país 35 mil 588 asesinatos, y es aterrador el pronóstico oficial acerca de que este año, con todo y el largo confinamiento, rebasará la cifra del anterior al estimar 40 mil 863 víctimas.

Y por si no fuera suficiente y para mayor congoja, la Secretaría de Gobernación actualizó una plataforma digital en la que se señala que desde el año de 1964 a la fecha se registran 73 mil 201 personas desaparecidas.

Sin embargo, he decidido no doblegarme ante este ominoso contexto, que, pese a su pesada y densa oscuridad, también manifiesta rasgos que me iluminan y estimulan para la transformación del entorno, por lo que me sacudo el pesar y lo transformo en letras, palabras y textos.

De esta forma, mientras tecleo, escucho que la Cámara de Diputados discute, de forma por demás acalorada e ideologizada, la aplicación de la prisión preventiva oficiosa a delitos como el abuso o violencia sexual contra menores, el feminicidio, el robo a casa-habitación, el huachicoleo, el uso de programas sociales con fines electorales y la corrupción, entre los más importantes.

¿Cómo votaría mi diputado o diputada? Bueno, ¿acaso los conozco? ¿Difundió través de sus redes sociales información relevante y su opinión sobre el proyecto de dictamen? o ¿sólo obedeció la línea que le marcó su dirigente parlamentario o partidario?

Les propongo que la semana entrante conversemos sobre este y otros asuntos.

Secciones

No Te Puedes Perder…

Shares
Share This