55 8925 1325 [email protected]
El Capitalino
Sansui Goolge TV

La Fed marca el ritmo de los demás bancos con sus grandes subidas de tipos

por | Nov 8, 2022

  • Powell dice que la Fed podría ralentizar el ritmo de subidas pero elevar el objetivo
  • Los economistas esperan que la Fed reduzca o detenga el ajuste cuantitativo a mediados de 2023
  • Japón mantiene bajos los tipos y apoya al yen mientras insinúa ajustes a su política monetaria

Investing.com – La Reserva Federal de Estados Unidos está marcando el ritmo de la mayoría de los principales bancos centrales, subiendo los tipos de interés tres cuartos de punto porcentual cada vez, mientras su presidente, Jerome Powell, ha prometido elevar el objetivo de subidas, y los inversores esperan que el tipo de interés oficial supere el 5% la próxima primavera.

Ya no se habla de ningún pivote inmediato para dejar de ajustar la política monetaria, ya que tanto la inflación como el empleo siguen aumentando a buen ritmo. La subida de la semana pasada situó el objetivo de los tipos de interés de los fondos federales entre el 3,75% y el 4%.

Powell ha sugerido que la Fed podría ralentizar el ritmo de las subidas de tipos a partir de su reunión de diciembre, pero ha instado a los inversores a centrarse en el resultado final de los tipos, que subirán y harán cada vez más difícil evitar un aterrizaje brusco de la economía estadounidense.

«Tenemos un largo camino por delante», decía Powell durante su rueda de prensa del miércoles, tras la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto para la fijación de tipos.

«Me gustaría que la gente entendiera nuestro compromiso de que todo esto llegue a buen puerto. Y de no cometer el error de no hacer lo suficiente o el error de retirar nuestra fuerte política monetaria o de hacerlo demasiado pronto».

El Banco de Inglaterra hizo lo propio el jueves con su propia subida de tres cuartos de punto porcentual, mientras que el Banco Central Europeo siguió jugando a recuperar terreno con su propia subida de 75 puntos básicos de la semana anterior.

¿Qué opciones tienen? Ambos bancos centrales se enfrentan a su propia inflación galopante, agravada por la escasez de energía derivada de la estrategia rusa de castigar a Occidente por las sanciones derivadas de su invasión de Ucrania. Los bancos centrales no pueden permitirse el lujo de perder más terreno mientras la Fed sigue presionando al dólar con sus subidas de tipos.

El dólar estadounidense se ha relajado ligeramente, pero el banco holandés ING (AS:INGA) ha pronosticado esta semana un continuo fortalecimiento del dólar, al tiempo que predecía que la cotización del euro podría caer por debajo de 0,95 frente al dólar.

Mientras tanto, los economistas de los bancos especulan con la posibilidad de que la Reserva Federal tenga que dejar de liquidar su cartera de bonos a mediados del año que viene, a pesar de haber elevado el límite para no reinvertir los ingresos de los bonos que expiran en 95.000 millones de dólares al mes, frente a los 47.500 millones de septiembre.

Su razonamiento es que un cese de las subidas de tipos a mediados del año que viene supondría un cambio hacia la contracción cuantitativa, como se conoce este proceso. Además, a los analistas les preocupa que puedan reducirse las reservas bancarias con demasiada rapidez.

Te puede interesar: El Banco Europeo de Inversiones destinará 20 mil mde a renovables en 2022

El Banco de Japón se aferra a su política de mantener los tipos bajos, separándose del BCE y del Banco de Inglaterra, que están imitando las subidas de tipos de la Fed. Japón gastó 43.000 millones de dólares en octubre para apuntalar el yen, manteniendo la moneda japonesa por debajo de 150 por dólar con su primera intervención en el mercado de divisas desde 1998.

Los analistas occidentales afirman que la moneda podría bajar más, superando los 150 por dólar. El ministro de Finanzas, Shun’ichi Suzuki, dijo la semana pasada que el Gobierno estaría atento a la presión de los movimientos de la Fed.

El gobernador del banco central, Haruhiko Kuroda, insinuó la semana pasada que las presiones inflacionarias derivadas del debilitamiento del yen podrían obligar al banco a modificar ligeramente su política de control de la curva de rendimiento, por la que el banco mantiene los tipos de interés a corto plazo en menos 0,1% y el rendimiento de los bonos a 10 años en cero. Pero Japón mantendrá el carácter acomodaticio de la política monetaria.

Esta publicación apareció primero en

Pleca Investing

Sansui Goolge TV