55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx

VERDADES INCÓMODAS

Venus Rey Jr.

Venus Rey Jr.

Compositor de música sinfónica, escritor, ensayista y académico. Analista en política, cultura y arte.

Twitter: @VenusReyJr

Facebook: Venus Rey Jr

Website: venusreyjr.com

mail: venusrex@hotmail.com

¿Está el Ejército tomando partido por la 4T?

El sábado 20 de noviembre, durante la celebración del 111 aniversario de la Revolución Mexicana, el secretario de la Defensa Nacional, Cresencio Sandoval, pronunció un discurso que ha causado preocupación y alarma en la oposición. “Como mexicanos –dijo el secretario– es necesario estar unidos en el proyecto de Nación que está en marcha.”

El diputado panista Jorge Triana fue particularmente duro con su reacción: calificó el discurso del secretario Sandoval como grave e inadmisible, insultó al presidente Obrador llamándolo “Narcolópez” y acusó a la cúpula militar de tomar partido y estar con la 4T. Muchos miembros de la oposición dijeron y creyeron cosas similares.

No obstante, con una simple búsqueda en internet uno puede encontrar discursos de secretarios de la Defensa loando al presidente en turno y llamando a los mexicanos a la unión nacional y a apoyar al gobierno. A manera de ejemplo, he ahí un discurso el 9 de febrero de 2012 en el que el general Guillermo Galván enaltece al presidente Calderón. Sin ambages, lo elogia y lo compara con Francisco I. Madero: “Madero y su escolta nos dejaron un ejemplo ubérrimo e inmarcesible. Al cumplir su deber como mexicanos jamás se imaginaron la huella profunda e indeleble que su marcha legara al porvenir del país. Por eso estamos aquí, en eso creemos los soldados que arropamos con nuestro espíritu a esa matriz y ese mensaje.” Hasta aquí todo va bien, pues nadie va a poner en duda que Madero fue un apóstol de la democracia. Pero aquí viene el pledge of alliegance al proyecto de Calderón: “Señor presidente de la república: entendemos su esfuerzo responsable y nos sumamos desde siempre a él con especial talante. Este día en que enaltecemos a la lealtad como uno de los valores que más ha contribuido a forjar el México de hoy, le manifestamos que el acatamiento a su mando supremo nos engrandece con orgullo. Usted es y ha sido un comandante sensible, valiente y honesto…” ¿Qué tal? “Nos sumamos a su esfuerzo responsable”. En otras palabras, está diciendo “nos sumamos a su proyecto”.

No sé si Calderón fue, como dijo el general Galván, “sensible y honesto”. “Valiente” probablemente sí, como fueron “valientes” todos los presidentes que tuvieron un Estado Mayor Presidencial conformado por más de 2 mil elementos de élite, una verdadera Guardia Pretoriana al estilo Calígula o Nerón, y como “valientes” son todos los presidentes cuando son jefes supremos del ejército, marina y fuerzas armadas. Así hasta el más cobarde es “valiente”. Pero el punto a destacar es esa “promesa de lealtad” (pledge of alliegance) que manifestó el general secretario de la Defensa a Calderón, a su gobierno y a su proyecto.

No es el único ejemplo. El 10 de febrero de 2017 el general secretario Salvador Cienfuegos también manifestó lealtad al proyecto del presidente Peña Nieto: “Los soldados de mar, tierra y aire acatamos las instrucciones que por mandato constitucional a usted, como comandante supremo, le corresponde ordenar y a nosotros nos toca cumplir. Ante escenarios complejos las fuerzas armadas seguiremos siendo y dando prueba de que somos sólido soporte para la viabilidad del país.” Y un poco más adelante: “Cerremos filas en torno de nuestro presidente, respondiendo al llamado que nos hizo el pasado 30 de enero al señalar que la unidad nacional debe ser la piedra angular de nuestra estrategia y acciones hacia adentro del país y hacia el exterior, y nos debe dar aliento para trabajar con más energía.” Un año después, Cienfuegos se comió a besos y elogios a Peña Nieto, y casi le juró amor eterno. Vea usted nada más: “Señor presidente: es justo reconocer públicamente, que todos los importantes logros que hemos alcanzado en el Ejército durante su mandato, no hubieran sido posibles sin su decidido apoyo. Desde mi perspectiva, en mis 54 años de servicios entregados a la patria y a esta institución, nunca un presidente de la república había demostrado tanta sensibilidad, comprensión y atención a las necesidades urgentes e importantes para el servicio de las fuerzas armadas, como usted lo ha hecho.” Lo que está diciendo Ciengfuegos es que en toda su vida de militar nunca hubo un presidente tan bueno como Peña, que Peña es the very fucking best of all! ¡Caracoles, cáspita, zambomba!

Lo que dijo el general secretario Cresencio Sandoval el pasado 20 de noviembre tiene, a mi juicio, una carga menos intensa que los zalameros vítores que Galván y Cienfuegos lanzaron respectivamente a Calderón y Peña Nieto, sin que las palabras de Sandoval tampoco dejen de ser alabanzas gratuitas y lambisconas, como las de sus dos antecesores. ¿Qué dijo? “En estos tres años usted (AMLO) ha depositado su confianza en las Fuerzas Armadas y en la guardia Nacional para la seguridad, el progreso de México y el bienestar del pueblo, para nosotros es un orgullo contribuir a la transformación que se está viviendo, las bases están sentadas y se avanza con paso firme en el proyecto de Nación que usted ha impulsado desde el inicio de su gobierno.”

El problema al parecer fue el uso de la palabra “transformación”. Unos momentos antes, en el mismo discurso, Sandoval se había referido a la Revolución Mexicana como “la tercera transformación”, así que los críticos del presidente pensaron, no sin cierta razón y asociación de ideas, que el general secretario había tomado partido por la cuarta transformación, a pesar de que el artículo 17 de la Ley de Disciplina militar prohibe a todos los militares en activos inmiscuirse en asuntos políticos, y que en tal virtud Sandoval se estaba pasando por el arco del triunfo la decisión política fundamental del Estado mexicano de erradicar el militarismo. ¿Se inmiscuyó Sandoval en asuntos políticos? Desde el momento en que alguien es secretario de Estado, cualquiera que sea la secretaría, está cumpliendo no sólo una función técnica, sino una función eminentemente política. Quien piense que se puede ser secretario de la Defensa Nacional sin inmiscuirse en asuntos políticos, necesita atenderse urgentemente en una clínica. Desde que un secretario de la Defensa Nacional apoya por mandato constitucional al régimen legítimo en turno, no se puede sustraer de lo político ni de la política. Porque la política, en su sentido prístino, es la “res publica”, como decían romanos, “la cosa pública”, lo que concierne y es del interés de todos. Y no me va a decir usted ni nadie que la Defensa Nacional no es un asunto público, algo que concierne y es del interés de todos.

La lealtad del Ejército, la Marina y las Fuerzas Armadas es con el Estado Mexicano, con la Constitución y con el gobierno legítimo. En este momento el gobierno legítimo-constitucional, nos guste o no, se ame o se odie al presidente, está encabezado por Andrés Manuel López Obrador. La lealtad no es algo abstracto; la lealtad de las fuerzas armadas al Estado Mexicano y a la Constitución se canaliza a través de la lealtad al presidente en turno, porque él es el jefe del Ejecutivo y constitucionalmente es el jefe supremo del Ejército, la Marina y todas las fuerzas armadas, además de tener la representación del Estado mexicano en su calidad de Jefe de Estado. Eso es lo que ordena la constitución. En suma, es probable que los reclamos por el discurso del general Sandoval sean exagerados.

La palabra “transformación” no es patrimonio exclusivo del oficialismo de hoy. Todos los presidente creen que están transformando al país, cuando por lo general lo destruyen. Una forma de decir “transformar a México” es, como decía Peña Nieto, “mover a México”. El lema de Calderón era “para que vivamos mejor”: ¿cómo podría alcanzarse ese objetivo sin una profunda transformación? En sus universos particulares, Obrador, Peña, Calderón, Fox y todos los presidentes pensaron que sus gobiernos eran un parteaguas de nuestra historia, que cada uno de ellos era el transformador que México esperaba. Y como humano que es, Obrador piensa lo mismo; la diferencia está en que él lo dice explícitamente hasta el cansancio.

Y para terminar, claro que hay una militarización del país. Eso cualquiera lo puede ver. Están en todos lados: construyendo aeropuertos, trenes y refinerías, administrando puertos y aduanas, cumpliendo funciones de seguridad pública, asistiendo a la población cuando acontece algún desastre y un largo etcétera. Las reformas constitucionales de 2019 que dieron vida a la Guardia Nacional se supone que son provisionales. Los artículos transitorios de la reforma le dan un término de cinco años, o sea, lo que entonces restaba del sexenio. Obrador pensó que para 2024 el problema de violencia en México habría sido superado. Pero ya vio que no. Al contrario, cada día es peor. Y por eso propondrá pronto una reforma constitucional para que la Guardia Nacional y la seguridad pública a cargo de los militares sea permanente, per secula seculorum. ¿Está bien eso? Escribiré al respecto, pero por ahora que baste decir que no hay alternativa. En la lucha contra la delincuencia organizada las policías municipales, estatales y federales fracasaron. Desde Calderón se inició la militarización de la seguridad pública, él dio el primer paso, Peña y Obrador lo han seguido, y se ha llegado al punto de no retorno. Ya no tenemos más cartas en la baraja. O son las fuerzas armadas o se acabó el país. La apuesta es tremenda y peligrosa. Si falla, estaremos cruzando la puerta del infierno, y como en Divina Comedia, leeremos en el umbral: “lasciate ogni speranza” (abandonad toda esperanza).

Otros Artículos

López Obrador vs. Israel

El viernes 8 de octubre, durante la conferencia matutina, el presidente López Obrador dijo que Israel no puede ser refugio de torturadores; a contrario sensu,

Secciones

[et_pb_posts_agsdcm category_id=»10″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» admin_label=»Capital» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» main_title_text_color=»#000000″ min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_posts_agsdcm category_id=»5″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» admin_label=»Capital» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_posts_agsdcm category_id=»6″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» admin_label=»Nación» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_posts_agsdcm category_id=»9″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» hover_overlay_color=»#000000″ hover_overlay_icon_color=»#000000″ admin_label=»Mundo y Sociedad» post_format_icon_bg_color=»#000000″ remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» header_text_color=»#000000″ subheader_text_color=»#000000″ main_title_text_color=»#000000″ min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]

No Te Puedes Perder…

[et_pb_posts_agsdcm category_id=»54,60,102,104,123,124″ heading_style=»custom» show_comments=»off» hover_overlay_color=»#d84c1e» hover_overlay_icon_color=»#d84c1e» post_format_icon_bg_color=»#d84c1e» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.5″ _module_preset=»default» header_text_color=»#000000″ header_font_size=»27px» header_line_height=»1em» subheader_text_color=»#000000″ main_title_text_color=»#000000″ main_meta_text_color=»#000000″ main_body_text_color=»#000000″ list_title_text_color=»#000000″ list_meta_text_color=»#000000″ custom_margin=»||0px||false|false» custom_padding=»||0px||false|false» border_radii=»on||||» border_color_all=»#d84c1e» border_style_all=»none» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_ads_agsdcm _builder_version=»4.5.6″ _module_preset=»default»][/et_pb_ads_agsdcm]
YouTube
YouTube
Instagram