55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx

ROTOS PARA DESCOSIDOS

Leticia Chaurand

Leticia Chaurand

Estudió filosofía en la Universidad Veracruzana, con estancia académica en el seminario de semántica filosófica, del Consejo Superior de la Investigación Científica de Madrid. Ha dado clases de Lógica, Historia de la filosofía, Ética y Filosofía en México; y charlas sobre filosofía del lenguaje y filosofía de las matemáticas, en las Universidades Iberoamericana e Intercontinental.

Más adelante, sus intereses se orientaron al análisis existencial, y estudió logoterapia. Dio cursos sobre el sentido del trabajo y sobre las dinámicas de relación; y en filosofía, sobre las ideas que forjaron la forma de vida occidental, sobre filosofía de la existencia y sobre el sentido del ser femenino, en la librería El Péndulo.

Correo: leticia@techila.com

Globos

Las fantasías son deseos imaginados con calma y con detalle, o son ráfagas veloces y encendidos fragmentos. Son un ojo a veces, o tramas completas que cuentan la historia de su realización. Pero las fantasías no son para realizarse. No son planos para una construcción, ni croquis para encontrar un lugar. Diseñadas al gusto y a la medida, las fantasías son globos en lo alto, que si bajamos a la realidad, se ponchan con sus espinas. Aunque salieran tal como se planearon, se viven siempre de otro modo. En la imaginación son controlables, pero una vez en la tierra, quedan en manos del polvo y del azar. Su finalidad es la ilusión y su final, la desilusión. Existen los deseos que se realizan y se acaban, los que se realizan y se transforman, y los que nunca se realizan: las fantasías están bien en donde están.

Y se parecen en algo a las promesas: cumplen su propósito en cuanto surgen, no necesitan cumplirse para cobrar sentido. Las promesas valen por su voluntad de cumplirse, igual que las fantasías por su ansia de realizarse -tal vez como el amor, que es promesa y fantasía, al mismo tiempo-. Ambas pretenden algo que puede nunca ocurrir, pero subsisten rebosantes de voluntad. Está claro que las promesas son flechas al futuro, pero las fantasías, además, pueden estar alimentando una realidad famélica en el presente. Siempre distintas al evento presente, son capaces de ocurrir en generosa simultaneidad. Y si bien el deseo solo sabe querer, las fantasías, más que de verdad querer, quisieran. En una reminiscencia parmenídea, podemos decir que las fantasías contagian al ser de no ser, que tiñen el ahora de nunca.

A nivel del piso resuenan las ofertas gritonas del mundo: ¿Qué se te antoja, que quieres? ¡Vive la experiencia! ¡Cumple tus sueños! ¡Realiza tus fantasías! Pero, ¿qué le espera aquí abajo a esas imágenes suculentas, ligeras, voladoras y volátiles? Locaciones incómodas, parajes sin suficiente verdor, donde los atuendos reveladores se encuentran con el airecito helado de la realidad. Este no es el bosque acolchonado donde Tristán e Isolda sí pusieron una espada entre sus cuerpos. Esta no es la escalera con lluvia cálida que dura 9 semanas y media. Este no es el dulce aliento, ni el botón inmediato, ni “la flor en su exacto linde”-como escribió Cortázar-.

Previo a la elaboración mental que lo convierte en fantasía, el deseo también subsiste con independencia de su objeto. Aunque desear es desear algo (por ser un término relacional), importa más por desear que por desear esto o aquello. Decía Wilde que no conseguir lo deseado también es trágico; y sí, pero no en este sentido: lejos de su destino final, en la estación de salida de los deseos hay ganas de vivir, o de seguir, aunque sea por un rato.

Otros Artículos

Desplantar a un árbol

Ese día salí de parque, no le hace por qué, porque estaba alicaída y sin acento, es decir: alicaida, como sin remiendo. Se me ocurrió que a lo mejor no era la única, cuando vi un señor abrazando un árbol.

Desde el asiento de atrás

Oí una canción que en inglés dice algo como: “Toma el volante de tu vida y manéjala como si te la hubieras robado”. Y pensé que robarse algo es, principalmente, adueñárselo, volverlo propio.

Música Garganta

Ese día quería no hablar, quería ninguna palabra. Quería ser alingüe, usar la lengua para otras cosas, como lavar mi piel.

Turnos

«Sostengo que el deber más alto entre dos personas que tienen un vínculo, es que cada uno cuide la soledad del otro.» — R M Rilke

Secciones

[et_pb_posts_agsdcm category_id=»10″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» admin_label=»Capital» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» main_title_text_color=»#000000″ min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_posts_agsdcm category_id=»5″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» admin_label=»Capital» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_posts_agsdcm category_id=»6″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» admin_label=»Nación» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_posts_agsdcm category_id=»9″ heading_style=»custom» posts_per_page=»2″ show_categories=»off» show_comments=»off» hover_overlay_color=»#000000″ hover_overlay_icon_color=»#000000″ admin_label=»Mundo y Sociedad» post_format_icon_bg_color=»#000000″ remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.0″ _module_preset=»default» header_text_color=»#000000″ subheader_text_color=»#000000″ main_title_text_color=»#000000″ min_height=»650px» max_height=»650px» custom_margin=»-36px||||false|false» border_width_all=»0px» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]

No Te Puedes Perder…

[et_pb_posts_agsdcm category_id=»54,60,102,104,123,124″ heading_style=»custom» show_comments=»off» hover_overlay_color=»#d84c1e» hover_overlay_icon_color=»#d84c1e» post_format_icon_bg_color=»#d84c1e» remove_drop_shadow=»on» _builder_version=»4.6.5″ _module_preset=»default» header_text_color=»#000000″ header_font_size=»27px» header_line_height=»1em» subheader_text_color=»#000000″ main_title_text_color=»#000000″ main_meta_text_color=»#000000″ main_body_text_color=»#000000″ list_title_text_color=»#000000″ list_meta_text_color=»#000000″ custom_margin=»||0px||false|false» custom_padding=»||0px||false|false» border_radii=»on||||» border_color_all=»#d84c1e» border_style_all=»none» locked=»off»][/et_pb_posts_agsdcm]
[et_pb_ads_agsdcm _builder_version=»4.5.6″ _module_preset=»default»][/et_pb_ads_agsdcm]
YouTube
YouTube
Instagram