fbpx
55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx

NÚMEROS FRÍOS CON CAFÉ CALIENTE

Ricardo Sepúlveda

Ricardo Sepúlveda

Ricardo Sepúlveda, Economista y Científico de Datos con 10 años de experiencia en banca y análisis de datos, socio fundador de la consultoría MICo Analytics.

 Correo: rsepulveda@micoanalytics.com.mx

Facebook: @TuSocioInteligente

Hacia la recuperación económica 2021: Finanzas

El 2020 por mucho fue uno de los años más difíciles para la economía mexicana. El impacto en el sector financiero aún no es del todo claro; hasta el momento las medidas prudenciales adoptadas en las últimas décadas por el sistema financiero mexicano han evitado una catástrofe sistémica.

 Sin embargo, las financieras medianas y pequeñas corren riesgos más grandes que la banca comercial. A mediados de 2020 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores emitió una serie de recomendaciones para el sector del ahorro y crédito popular con el objetivo de guiar hacia la protección financiera de las instituciones, pero las recomendaciones fueron de carácter general y dejaron a la imaginación su interpretación particular; además, las reglas de aplicación fueron discrecionales. Es por ello que la mayoría de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, Sociedades Financieras Populares, Uniones de Crédito y demás integrantes del sector, realmente se encuentran vulnerables ante la afectación económica del mercado que atienden. Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, por su parte, son un grupo muy heterogéneo en donde se encuentran gran parte de las financieras crediticias que únicamente cuentan con autorización de servicios crediticios, siendo estas las más expuestas al riesgo que implica una crisis económica a nivel nacional, ya que estas atienden a grandes segmentos de la población con ingresos informales o irregulares.

Según datos oficiales, la caída económica inmediata durante el 2Q y 3Q de 2020 fue del 10% del Producto Interno Bruto, mientras que para el 4Q la caída fue menos acelerada, recuperando un 3.5% vs el Q anterior.

Para fines de diciembre de 2020 en la Ciudad de México y el Estado de México, se decretó nuevamente un cierre total de actividades económicas “no esenciales” lo que implica de nuevo una fuerte caída, la cual apenas podría ser sostenida por las ventas del “Buen Fin” y temporada navideña. En los pequeños comercios (menos de 20 empleados) en los que trabaja más del 60% de la PEA, ya se encuentran en su mayoría endeudados (cerca del 70% de estos), medida adoptada para no quebrar durante el 2Q 2020, un nuevo cierre prolongado podría ser un fuerte golpe a la economía.

En primer lugar, la Cobranza:

Ésta es una de las actividades clave en las entidades financieras, algunos teóricos la consideran “un fallo” ya que el default se le atribuye a ineficiencias en los procesos de Riesgos; no obstante, todas las financieras tienen cartera vencida, en mayor o menor medida, pero ya existe una base constante que dependiendo del apetito de riesgo de cada financiera, es más o menos tolerado según los planes individuales de expansión crediticia. Con la adversidad 2020, las carteras sufrieron cambios que expusieron a los clientes más vulnerables ante el cierre de actividades económicas no esenciales, comercio formal e informal y empleados formales de los sectores golpeados.

La recuperación de los clientes es de gran beneficio a mediano plazo para la financiera, no obstante, existe un sector que no tendrá recuperación pronta, es por ello que se deben de desarrollar análisis que permitan identificar a los diferentes segmentos.

Esto representa un gran reto para las financieras, ya que no se puede dejar de lado el hecho de que aún en situación de atraso, el cliente sigue siendo un potencial cliente de recompra o renovación en un futuro, por lo que debemos cuidar la experiencia del cliente en todo momento. La cuestión aquí es: ¿Las financieras están preparadas con modelos de segmentación que permitan identificar el tratamiento adecuado para cada segmento de clientes? Y ¿El tratamiento de cobranza es el óptimo para la recuperación y a su vez cuidar la experiencia del cliente?

Colocación:

El crecimiento de la cartera es uno de los retos más grandes al que se enfrentan las financieras durante los próximos meses; en primer lugar, los modelos actuales de selección crediticia ya no tienen el mismo valor discriminatorio que tenían antes del 2020, por lo que la calidad de las nuevas cosechas se verá afectadas negativamente de continuar sin las modificaciones pertinentes.

“El dulce de final amargo”:  en segundo término, tenemos que considerar que la demanda crediticia se intensificará en su mayoría con solicitudes de crédito que podrían resultar perjudiciales para las carteras en caso de ser aceptadas, por lo que las financieras tendrán un incremento en solicitudes que, para la salud a mediano plazo, deberán de ser rechazadas. Es necesario diseñar estrategias basadas en la evaluación de la cartera actual con el objetivo de seleccionar un buen target de cliente e intensificar las campañas de colocación focalizada y al mismo tiempo fortalecer los controles a la entrada de clientes de alto riesgo.

El análisis más pertinente en estos momentos                                                                                                 está focalizado en los análisis sectoriales, antes que el análisis demográfico. La fuente principal de ingresos debe ser axiomatizada dentro de los parámetros internos de datos en cada financiera.

Otros Artículos

Y ahora… ¿Quién podrá defendernos?

Números fríos con café caliente
Y ahora… ¿Quién podrá defendernos?
Ricardo Sepúlveda
En un taller sobre microfinanzas que tomé hace algunos años, leí un poco sobre alguien llamado Muhammad Yunus, un ilustre bengalí que ostenta el título de “Padre de las Microfinanzas”.

Secciones

YouTube
YouTube
Instagram