fbpx
55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx

LA PIZARRA DE REMÍREZ

Diego Remírez Esteban

Diego Remírez Esteban

Diego Remírez Esteban, Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado, en España, en Diario As, Diario Marca, Radio Marca y Forbes México.

Correo: diegoremirezesteban@gmail.com

Twitter: @diegoremirez91

La Rosaleda, el lugar donde todo comenzó

Corrían finales de agosto de 2001, cuando él que escribe estas líneas tan solo llevaba dos semanas en Málaga, tierra que vio nacer a Benito José Esteban Luque.

Un malagueño muy saleroso y que por culpa de la maldita Guerra Civil tuvo que abandonar su España querida cómo miles de personas para buscar una vida mejor.

Más de 60 años después de su marcha, ahí estaba yo, su nieto, sentado a su lado en la parte alta de “La Rosaleda” viviendo por primera vez un partido de LaLiga española, recuerdo perfectamente cuál era ese primer partido.

Plena Feria de Málaga, con el olor a biznaga recorriendo los alrededores de Ciudad Jardín y sonando de fondo la voz de la afición boquerona, salía al campo el Málaga CF cuyo once puedo recitar de memoria 20 años después.

Koke Contreras, Roteta, Fernando Sanz, Litos, Gerardo, Musampa, Larrainzar, Romero, Zarate y la temida Doble D, Dario Silva y Dely Valdés, entrenados por Joaquín Peiró.

Enfrente el Real Betis Balompié, con un joven Joaquín que compartía once con el brasileño Denilson, uno de los jugadores que más había costado en la época. 

El partido acabó 3-2 para los locales, tres puntos en Málaga y Benito que me decía esto es Málaga.

Cuánta razón tenía eso era y sigue siendo Málaga, pero desde ese momento yo me iba a convertir en un boquerón más que cada dos semanas cantaba a todo pulmón eso que decía: ̈ Málaga, La Bombonera, flor de la Costa del Sol, tiene equipo de primera……¨

Fue mi primer contacto con LaLiga, que la semana pasada cumplió noventa años desde que el deporte entró a la Península Ibérica por el Sur, concretamente por Huelva, de ahí que el Recreativo de Huelva sea conocido como el decano del fútbol español.

Desde que Pitus Prat anotó el primer gol como parte del Español frente al Real Unión de Irún en 1929, miles de jugadores han pisado los campos del fútbol español. Desde el Metropolitano, La Rosaleda, San Mamés o el Santiago Bernabeu.

En ese primer año donde me enamoré del fútbol español tuve la suerte de disfrutar a Zidane en su primera temporada como jugador del Real Madrid, Rivaldo en el FC Barcelona o vivir un Málaga CF vs Sevilla, de Joaquín Caparros, donde el humo de las bengalas no dejaba ver nada.

Y en muchos de esos partidos, él estaba conmigo. Benito, con su pantalón de lino, su camisa bien planchá, su pañuelo para los mocos y oliendo a Paco Rabano (Paco Rabanne) cómo él decía, era capaz de engatusar con su verborrea hasta al mejor de los cenacheros de su querida Calle Larios.

Vimos al Valencia de Cañizares, Ayala, Aimar, Baraja o Fabio Aurelio, dirigidos por Rafa Benítez, coronarse campeón de Liga en la penúltima jornada. Pocos equipos en los últimos 20 años han logrado quitarle este título a Real Madrid o Barcelona.

En el Valencia, aunque cuando yo llegué a España, él ya estaba formando dupla con el Piojo López en la Lazio, jugó Gaizka Mendieta, quien dijo sobre el éxito de este torneo que se fomenta desde dentro.

 Y que hay más puro y adentro que un malagueño exiliado por la Guerra Civil, explicando a su nieto, lo bonito que es el fútbol, mientras agitan sus bufandas animando al Málaga.

 Ahí es donde comenzó todo, en “La Rosaleda” y con Benito Esteban.

Otros Artículos

No es fácil

Cuando estaba pensando sobre el tema a abordar en esta columna varios pasaron por mi cabeza y tomé la decisión de escribir de fútbol, sí lo fácil pero permíteme explicarte el porqué.

Futbol es futbol

Este sábado la selección mexicana volvió al Estadio Azteca tras catorce años de ausencia para enfrentar y derrotar por 3-1 a Costa Rica.

Secciones

YouTube
YouTube
Instagram