55 8925 1325 [email protected]
El Capitalino
Sansui Goolge TV

Quintana Roo, “pista de aterrizaje” del narco

por | Jul 10, 2022


En los últimos años el tráfico aéreo en la zona de Quintana Roo se ha intensificado, pero en los primeros meses de este 2022 el tema ha llamado la atención incluso de la agencia antidrogas de estados Unidos –DEA –, que con base en sus investigaciones establece que una pieza clave de estos “narco-aterrizajes” en Quintana Roo tiene nombres, apellidos y una larga historia criminal.

Las rutas aéreas de Quintana Roo se han vuelto un problema para la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) esto debido a que en los últimos meses, la zona se ha convertido en pieza fundamental para los “narco-aterrizajes”.

De acuerdo con información de la DEA, dichos aterrizajes tienen a José Gil Caro Quintero, sobrino de Rafael Caro Quintero, quien en los años ochenta lideraba el Cártel de Guadalajara y quien fue encarcelado por el asesinato del exagente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena.

En lo que se refiere a su sobrino, la DEA ofrece 20 millones de dólares de recompensa por información que lleve a su captura.

Por otra parte, esta no es la primera vez que se menciona el nombre de Caro Quintero posterior a su liberación, pues ya concedió una entrevista al semanario Proceso y se le ha señalado como fundador del Cártel de Caborca, mismo al que se le atribuye el alza de violencia en Sonora, ya que se encuentra en conflicto con “Los Chapitos”, brazo armado del Cártel de Sinaloa conformado por Jesús Alfredo, Ovidio y Archivaldo Guzmán, hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Es justamente a José Gil Caro Quintero a quien la DEA atribuye la mayor parte de la actividad aérea y terrestre en Quintana Roo para el tráfico de drogas.

Y es que la situación con el narco en México ha sido siempre la misma, la red de complicidades que tejen los capos es el punto central de todo, ya que a “Don José” le atribuyen una red que abarca a funcionarios de Aeronáutica Civil, policía estatal y hasta mandos del Ejército mexicano, razón a la cual le atribuyen  incluso a algunos mandos del Ejército Mexicano.

Lo anterior daría sentido al hecho de que en un año, la Sedena solo haya podido asegurar ocho avionetas, algunas de ellas sin droga y otras más se hayan evadido después haber entregado su carga.

Debido a lo antes mencionado, la estrategia de seguridad de la actual administración se encuentra en un aprieto, pues aunado al alza de la violencia, el llamado “sellamiento de la frontera sur” no ha dado los resultados esperados. Las avionetas siguen entrando a Quintana Roo.

Empero, las “narco-avionetas” no son el único problema, pues el territorio quintanarooense no es únicamente para la operación del Cártel de Caborca, ya que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) también utiliza las rutas aéreas por sus conexiones con cárteles de al menos cuatro países sudamericanos.

Te puede interesar: Aseguran armas de fuego y droga en narcocampamentos de «El Chueco»

Y el problema no se detiene ahí, pues la Sedena ha identificado que los cárteles mexicanos han implementado una serie de cambios en las aeronaves que transportan la droga, ya que además de avionetas, tienen aviones con turbinas, los cuales son más rápidos y tienen mayor capacidad de carga, además, algunos no pueden ser detectados.

AM

Sansui Goolge TV
LOUNGE KING RADIO