55 8925 1325 [email protected]
El Capitalino
Sansui Goolge TV

A 50 años del «halconazo», la matanza del Jueves de Corpus

por | Jun 10, 2021

El 10 de junio de 1971, un grupo de choque conocido como “Los Halcones”, de origen militar, disparó sobre una manifestación de estudiantes quienes apoyaban a la comunidad de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), de los cuales más de cien jóvenes resultaron muertos tras el ataque.

Durante este año, el gobernador Eduardo Ángel Elizondo Lozano promulgó una nueva Ley orgánica para la UANL, en donde prácticamente suprimía la autonomía de la institución, misma que fuese rechazada por los sectores estudiantiles y académicos, quienes iniciaron una serie de protestas, desembocando en un conflicto que más tarde tomaría un rumbo político y finalizaría con el ataque y matanza del 10 de junio de 1971, el jueves de Corpus, en la capital de la República.

Cabe resaltar que justo habían pasado dos años y ocho meses de la conocida masacre de Tlatelolco, la cual tuvo fecha el 2 de octubre de 1968.

El gobierno habría reducido el presupuesto de la Universidad como castigo ante la decisión de profesores y estudiantes de imponer un gobierno paritario a finales de 1970. Por lo que la comunidad universitaria decidió iniciar una huelga, emitiendo un llamado de solidaridad al resto de las universidades del país.

Ante esto, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) decidieron responder al llamado, convocando a una concentración que salió a manifestarse en solidaridad con alumnos de la UANL, el 10 de junio del mismo año, primera vez después de que en el 68 el ejército asesinara a cientos de jóvenes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Luis Echeverría Álvarez, el entonces presidente del país, anunció una apertura democrática por parte de su gobierno, permitiendo el regreso al país de jóvenes dirigentes estudiantiles del movimiento del 68, quienes fueron orillados al exilio para proteger sus vidas, además de liberar a algunos de los presos políticos como lo fueron José Revueltas y Heberto Castillo.

Durante la marcha se reunieron cerca de 10 mil personas, misma que tuvo inicio en el Casco de Santo Tomás y recorriera las Avenidas Carpio y de los Maestros, para salir a la Calzada México-Tacuba con dirección al Zócalo de la Capital.

Sin embargo, las calles que desembocaban en la Avenida de los maestros se encontraban bloqueadas por granaderos y agentes policiacos, mismos que impidieron el paso de los estudiantes, además había tanques antimotines sobre Melchor Ocampo, así como transportes del ejército, los cuales se ubicaba cerca del Colegio Militar y camiones con granaderos en el cruce de las Avenidas Melchor Ocampo y San Cosme.

El grupo de choque conocido como “Los Halcones”, entrenados por la Dirección Federal de la Seguridad y la CIA, era formado por jóvenes de extradición militar, mismos que al grito de “¡Viva el Che Guevara!” descargaron balas calibre 45 y carabinas 30 M-2 sobre los manifestantes.

Fue este mismo grupo de choque quienes arremetieron contra los estudiantes desde las calles aledañas a la Avenida de los Maestros, después de que los granaderos abrieran sus filas.

El grupo de choque se encontraba armado con varas de bambú, palos y porras, sin embargo, fue más adelante cuando este mismo grupo atacó a los manifestantes con armas de fuego. Mientras que los estudiantes intentaban, inútilmente, huir y esconderse de los jóvenes armados, mientras que la policía permanecía únicamente como meros espectadores, sin intervenir ante dicha escena.

Según lo señalado años después, el ataque se prolongó durante varias horas, ya que algunos transportes apoyaban logísticamente al grupo paramilitar, dotándolos de armas y transportes como automóviles privados, camionetas, patrullas e incluso algunas ambulancias.

Se tiene conocimiento que los heridos fueron trasladados al hospital Rubén Leñero, en donde el grupo de choque acudió a dar “remate” a los jóvenes aun en los quirófanos, así como intimidar al personal médico.

Se sabe que el número de muertos fue cercano a 120, además de que el entonces presidente Echeverría anunciara una investigación sobre dicha matanza, afirmando que castigaría a los culpables.

Es importante recalcar que además de los estudiantes, hubo periodistas agredidos, así como evidencia gráfica, la cual logró que la prensa contradijera la versión oficial del gobierno, aceptando la existencia del grupo.

A través del tiempo, múltiples investigaciones han dado luz al caso, confirmando la existencia de “Los Halcones”, así como la participación en el reclutamiento y entrenamiento de la Dirección de Servicios Generales del Departamento del Distrito Federal, mediante el subdirector militar Manuel Díaz Escobar Figueroa, uno de los mandos militares que participó el 2 de octubre en Tlatelolco.

Luis Echeverría sería señalado como el mayor responsable de esta masacre, sin embargo, después de casi 30 años, la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo exoneró de toda responsabilidad.

Te puede interesar: Mexiquenses crean mascaras para jueves de Corpus

DDF

Sansui Goolge TV
LOUNGE KING RADIO