55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx
Cinepolis Beast

Así se creó el vestuario de «King’s Man: El origen»

por | Ene 13, 2022

La semana pasada arribó a los cines King’s Man: El Origen, cuyo vestuario guarda historia pura.


La trilogía finalmente vislumbró su última pieza, King’s Man: El Origen, la cual se estrenó el pasado 30 de diciembre. La trama se tejió con los vestigios históricos del siglo XX para relatar el descubrimiento de la primera base de inteligencia independiente que albergaba a los criminales más temidos, con el propósito de iniciar una guerra que exterminaría a todos.

Reconstruir cada detalle fue trascendental para el filme. Un elemento destacado fue el vestuario, mismo que fue diseñado por Michele Clapton, célebre por su participación en la serie Game of Thrones. Conoce el proceso que tuvo que seguir para revivir la moda perteneciente a la época.

Te puede interesar: «El Padrino» regresa a los cines para festejar 50 años de su legado

Trajes masculinos a la medida

El objetivo principal de la ganadora a los BAFTA, era matizar con un toque original las prendas que portarían Orlando Oxford (Fiennes) y Conrad Oxford (Dickinson), quienes protagonizaron al hijo y padre de la cinta. En el caso del primero, tuvo que apegarse a lo tradicional, al mismo tiempo en que seguía el corte moderno del primogénito.

“No quería que tuviese un aspecto altivo y presuntuoso. Sus trajes los hace un sastre moderno. Conrad viste de chaqué, de modo que la chaqueta tiene ese largo tan bonito, con tres botones, y los pantalones son angostos y de tiro alto. Y Harris tiene un porte extraordinario. Cuando lo vi entrar pensé ‘¡Ay, gracias a Dios!’. A veces hay actores brillantes que no tienen el tipo de cuerpo apropiado para la época, pero él sí”, detalló la británica.

Para darle vida a Oxford recurrió a una paleta de colores con marrones más fríos, afín de que se relacionaran con el ambiente del campo, no obstante, su personalidad debía encajar en otros escenarios: «Tampoco quería representarlo siempre como un caballero de campo, así que también tiene trajes, lo que indica que en el campo también se hacen negocios, y que él no es una especie de aristócrata terrateniente. Luego, cuando va a la ciudad, también se viste bien. Hay un cierto rigor en su vestimenta. Sus corbatas están puestas de una manera muy precisa«.

Vestir al villano, la tarea más difícil

El antagónico es representado por Rhys Ifans, quien encarnó a Rasputín. La meta era retratarlo como lucía el personaje en la vida real, hecho que tuvo su parte divertida y complicada, pues optaron por incluir detalles de mayor envergadura. Clapton describió: «Le pusimos un gran abrigo de piel con cuello de piel y un sombrero enorme, lo que lo hace más imponente«.

Ejemplo de ello fue una escena en la que se le ve al villano portando pieles de distintos tamaños, lo que permitió comparar su figura a la de una creatura salvaje. Más tarde, su indumentaria «ajustada y sacerdotal», le otorgaron un porte más especial, sobre todo en los momentos de batalla.

El toque: La Primera Guerra Mundial

Debido a que los sucesos tienen su origen en la Primera Guerra Mundial, la producción tuvo que recurrir a los conocimientos de un especialista militar: Alex Fordham. Éste apoyo a Clapton en la confección de los uniformes que utilizarían los soldados pertenecientes a las tropas alemanas.

Como en cualquier periodo histórico, persisten las leyendas entorno a cómo actuaban estos individuos. Parte de ello admite que implementaban un método único de ataque, dato que se convertiría en el centro de atención para la diseñadora, quien enlazó la ficción con información verificada.

«Fue claro que íbamos a usar parte de esa leyenda además de la autenticidad para crear algo con un poder dramático peculiar. Y eso incluyó cambiar un poco los colores, el armamento y las condecoraciones, lo que dio más impacto a la imagen. Encontramos unas pinturas extraordinarias de Otto Dix, hechas durante la Primera Guerra Mundial, imágenes de calaveras con extrañas capas andrajosas y cascos, unas ideas muy fuertes. Y nos nutrimos de eso, en lugar de simplemente mirar una foto de un soldado con su bolsa de granadas”.

Para las secuencias de multitudes, el equipo diseñó todos los sombreros, cascos, joyas y zapatos que aparecen en pantalla, dado que el director, Matthew Vaughn, aboga porque todo luzca «extraordinario». Michele explicó que alquilar el vestuario puede acarrear complicaciones, pues algunos materiales (al ser de uso) cuentan con daños que entorpecen el trabajo.

De esa forma es como se materializaron los trajes austriacos, rusos y parte de los británicos, a los cuales se les agregaron condecoraciones doradas, medallas y fajas que resultaron en una orquesta visual.

TLD

Embudo de Ventas El Capitalino

Otras Noticias

Cinépolis Cartelera Semanal

Secciones

Version Impresa