55 8933 6651 / Whatsapp: 55 6221 0508 hola@elcapitalino.mx

María Elena Álvarez Buylla, titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), acusó que de 2013 a 2018 se reportaron transferencias millonarias al sector privado a través del instituto.

«se transfirieron más de 15 mil millones de pesos y a través de un programa, que es un programa fiscal que todos los años se iba alimentando, se transfirieron más de 26 mil millones de pesos para dar un total de 41 mil 624 millones de pesos transferidos directamente del Conacyt a empresas».

Explicó que durante el sexenio pasado «44% de los recursos gestionados desde el Conacyt, y no fue el sexenio con mayor eficiencia de innovación, fueron transferidos al sector privado y 56% al sector público».

Puntualizó que la administración de fideicomisos para el pago de cuotas a bancos, despachos y nóminas han implicado un costo de administración y operación de más de 500 millones de pesos y es un dato realmente sorprendente porque entre 2017 y 2018 el Conacyt no asignó un solo peso para ciencia básica y muchos investigadores quedaron sin apoyo de investigación.

Jorge Nuño Lara, titular de la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), señaló que en febrero de 2020, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicó un informe de auditorías especiales en donde se halló que en los fideicomisos irregularidades como la falta de elaboración de estudios de mercado en los procedimientos de adjudicación directa de los contratos de obra y servicios, falta de entregables por parte de los proveedores que ampare el cumplimento de las obligaciones del contrato.

“En las bitácoras de obra de aquellos que eran proyectos de infraestructura no se registraron actividades que evidencien que se dio seguimiento a la ejecución de los trabajos», dijo.

El funcionario de la SHCP también detalló que se encontraron carencias en la elaboración de los términos de referencia, formalización a destiempo de convenios modificatorios y la falta de formalización de las actas de finiquito y deficiente planeación y programación, así como el incumplimiento de los objetivos de los proyectos.

Shares
Share This