55 8925 1325 [email protected]
El Capitalino
Van Gogh Expo

Tomer Cohen presenta su disco debut

por | Feb 9, 2023

El guitarrista israelí ofrece una combinación de jazz, folk y música israelí en el álbum Not the Same River

Una nueva cara en la escena del jazz de Nueva York, el guitarrista y compositor Tomer Cohen, hace su debut como líder con Not the Same River. El título del álbum, explica Cohen, se relaciona con una expresión del filósofo griego Heráclito: Ningún hombre se sumerge dos veces en el mismo río, porque no es el mismo río y él no es el mismo hombre. “Esa es la frase que abarca todas las composiciones del álbum”, comenta. “Estamos constantemente en movimiento, siempre estamos cambiando y solo tenemos que aceptar eso”.

Acompañado por una extraordinaria base rítmica, con el baterista Obed Calvaire (una figura omnipresente en la escena de Nueva York y actualmente miembro de la Jazz at Lincoln Center Orchestra con Wynton Marsalis) y el incondicional bajista Matt Penman (anteriormente con el Colectivo SFJAZZ y participante en más de 100 grabaciones), Cohen demuestra su gran técnica en ocho composiciones reflexivas que reflejan su educación pastoral, de los 4 a los 21 años, en un kibutz en Israel. “El kibutz está ubicado en el campo y tiene un fuerte sentido de comunidad”, recordó. “Solía tocar afuera con mi guitarra, mirando los campos y el cielo azul. Creo que parte de esa vibra se refleja en algunas de las melodías de este disco”.

Tomer Cohen se distingue como una nueva voz fresca a través de sus conmovedoras composiciones y considerables habilidades a las seis cuerdas, mientras la extraordinaria particiapacióm de Calvaire y Penman sólo sirve para elevar el nivel interpretativo de un tema a otro.

Cohen y su banda en el estudio de grabación. Foto: Duygu Altuntaş

Cuando empezó a tocar, no era el jazz lo que le interesaba. «En el pasado, tenía amigos que tocaban la guitarra y primero me enseñaron a tocar Metallica y Led Zeppelin. Estaba realmente intrigado por eso». Fue gracias a un programa de música de tres años en la escuela secundaria, que se introdujo en algunos estudios teóricos e históricos, así como en la apreciación del jazz.

“Durante ese tiempo, mi conocimiento de la música creció”, recordó. “Y cada vez que recibía más información, mi amor por la música crecía. No sabía exactamente cómo tocar jazz porque venía de un entorno roquero. Pero fue entonces cuando comencé a escucharlo, analizarlo y comprender el lenguaje detrás de él, que fue tan fascinante para mí. Tenía una banda y tocábamos en la escuela y en festivales. Para el grado 11, supe que tenía algo que decir con la música. En ese momento pensé, ‘OK, eso es lo que quiero hacer con mi vida’. Y todo comenzó con una fascinación y amor por ver la música salir de mis manos. Todavía es increíble”.

Después de graduarse de la escuela secundaria, Cohen cumplió los tres años requeridos en el ejército israelí mientras continuaba estudiando música. “Durante mi tiempo en el ejército, pasé dos años en el Conservatorio de Música de Israel en Tel Aviv. Allí estudié jazz al pie de la letra y me adentré mucho en él, practicando cinco o seis horas al día durante casi dos años seguidos. Creo que no me perdí ni un día. Ese programa realmente me abrió al jazz”.

El primer guitarrista de jazz que estudió fue Charlie Christian, seguido rápidamente por artistas como Wes Montgomery, Pat Martino y Jimmy Raney. “Y luego recurrí a músicos más modernos como Pat Metheny y Bill Frisell”, recordó. “Creo que siempre puedes escuchar su influencia en mi forma de tocar”. Al mismo tiempo, Cohen estaba intrigado por las líneas complejas de íconos del bebop como Charlie Parker, Bud Powell y Dizzy Gillespie, así como los titanes del saxofón Sonny Rollins y John Coltrane. “Transcribía cada uno de sus solos que encontraba”, continuó. “Cada semana transcribía un solo diferente y luego lo practicaba hasta que podía hacerlo bien”.

Cohen finalmente recibió una beca de dos años para The New School en Nueva York, donde estudió con los bateristas Ari Hoenig y Mark Guiliana, así como con el trompetista y compañero israelí Avishai Cohen. Además de su exposición a estos experimentados músicos, Tomer mencionó que sólo la perspectiva de vivir en la ciudad de Nueva York ha elevado su arte. “Vi que hay tantos músicos talentosos en Nueva York que entendí que tengo que ser yo mismo para encontrar mi estilo. Tener una buena técnica y un buen tiempo no es suficiente. Explorar la música que quiero escuchar desde mi corazón es la clave para hacer música única”.

Tomer eligió un camino poco ortodoxo para lanzar su carrera, comenzando de inmediato como líder. Como explicó: “Sentí que la música era la correcta y que estaba listo para comenzar este viaje, así que después de graduarme, comencé a planificar la grabación de mi álbum debut”, acerca del cual dice: “creo que el disco es una combinación única de folk, música israelí y jazz. Todo lo combinamos de tal manera que no es algo definido. Los tres somos jazzistas tocando en el disco, pero no es necesariamente un disco tradicional de trío de guitarra de jazz. Y eso es lo que estaba buscando. Quería producir mi propio sonido”. Y vaya que lo consigue en este destacado debut.

Van Gogh Expo