55 8925 1325 [email protected]
El Capitalino
Sansui Goolge TV

La cocina de Leonora Carrington

por | May 25, 2021

En esta primera mitad del 2021, se celebra la obra de una mujer que conquistó el terreno del arte mexicano con un universo que trajo en su maleta desde Inglaterra. Sus aniversarios de nacimiento el 6 de abril, su 10° aniversario luctuoso hoy 25 de mayo y las recientes noticias de su Casa Estudio Leonora Carrington en la CDMX, mantienen su obra atemporal y hechicera. Las celebraciones a la mujer creadora y su obra que ha heredado en su mayoría a las calles y museos del país, se visten de conferencias, exposiciones virtuales, e incluso la impresión de un boleto conmemorativa de lotería nacional.

Aunque su obra es primordialmente conocida por su pintura y escultura también escribió, creó piezas tejidas y guiñó un ojo al cine en películas como En este pueblo no hay ladrones de 1965. De origen inglés, desde muy joven, Leonora dio rienda suelta a su personalidad inquieta y viajó por algunos países, involucrándose activamente en las vanguardias artísticas y círculos culturales que despertaron su estilo alimentado por los cuentos europeos tradicionales, la naturaleza y la mitología celta que tanto le atrajo.

FOTO: ARCHIVO /CONACULTA /CUARTOSCURO.COM

Su vida da un giro inesperado, cuando la guerra la separa de su pareja el pintor alemán Max Ernest, quien es llevado a un campo de concentración en Francia. Como consecuencia de esto y los convulsos momentos que atravesó, Leonora desarrolla una crisis nerviosa que la obligará a recluirse en un hospital psiquiátrico en Santander, deteniendo su vida y obra intempestivamente. Superada su crisis, tiempo después conoce a Renato Leduc con quién contrae matrimonio y se trasladan a México, país solidario que acoge a intelectuales y artistas que huyen de la tragedia del viejo continente, como una iniciativa del entonces presidente Lázaro Cárdenas. Por un tiempo Leonora se establece y reúne con sus excompañeros, incluida su amiga y cómplice Remedios Varo, con quien comparte su afición por los lenguajes de la naturaleza y conocimientos arcanos. Carrington echa raíces cuando se casa con Emérico Weisz conocido como el «Chiki», un fotógrafo con el que procrea sus dos hijos: Pablo y Gabriel, quedándose en México hasta el fin de sus días terrenales.

Carrington fue una mujer muy conectada con su lado femenino. Escucha su intuición, se mueve y se desenvuelve como una energía wiccana para crear universos naturalmente mágicos. Siente una predilección por María la Judía, una alquimista del siglo I, que desarrolla además de su filosofía en temas gnósticos, la experimentación en el campo práctico del laboratorio (el procedimiento conocido como baño maría se debe a ella) y en consecuencia en su extensión espacial: la cocina. Un campo en el cual Leonora fue una alquimista entre pinceles y especias, casi como una metáfora del camino del conocimiento femenino. Algunas de sus obras que son textos descriptivos de rituales, metáforas o de síntesis visuales con un bagaje de símbolos herméticos, muestran la cocina como el lugar de reunión de las mujeres, que invocan entes de otras realidades, sentidos desbocados y los instrumentos propios de las hechiceras, brujas o chamanas como el fuego, agua, calderos, pintas en el suelo, especias que provocan que otras realidades se trastoquen en obras como The House Opposite de 1945, La tentación de San Antonio de 1947 y La aromática cocina de la abuela Moorhead de 1975.

Leonora Carrington amó y comprendió lo alquímico del arte y viceversa. Atraída por los acabados de uno de sus pintores favoritos: El Bosco, empleaba técnicas tradicionales como la témpera de huevo. Batía huevos, mezclaba pigmentos, preparaba lienzos, en una conjunción de arte, cocina, brebajes y ensoñaciones.

“El lugar prominente otorgado al caldero en los mitos celtas y la leyenda del Grial siempre habían fascinado a Carrington, como también las descripciones alquímicas de la delicada cocción de sustancias dentro de vasijas en forma de huevo. Ella ha relacionado los procesos alquímicos con los de la pintura y la cocina, seleccionando cuidadosamente una metáfora que aúna la función tradicional de la mujer como alimentadora de la especie con la de la transformación mágica de formas y colores”…

Whitney Chadwick
Cocina de Casa Estudio Leonora Carrington. CDMX.

Leonora Carrington creció en un bello castillo, en el seno de una familia acomodada, su educación en colegios de señoritas preparaba el terreno para su vida adulta como esposa de un caballero de igual procedencia y mejor apellido. Pero su curiosidad fue más grande que los planes que tenían para ella, con frecuencia se identificaba con las aves y eso hizo. Leonora voló hasta terreno mexicano dónde dejó una rutilante trayectoria, que hoy celebramos

Sansui Goolge TV
LOUNGE KING RADIO