55 8933 6651 / Whatsapp: 55 6221 0508 hola@elcapitalino.mx

MIRADOR LATAM

Uriel Naum Ávila

Uriel Naum Ávila

Periodista de negocios de Latam y Cofundador de BeGood Comunicaciones.

Correo: uriel.naum@gmail.com

Cambiar Latinoamérica requiere cambiar sus empresas

Servitje, Poma, Motta, Sarmiento, Piñera y algunos otros apellidos más son los que dominan en el ecosistema empresarial de la región. En varios de los casos operan los negocios la segunda o tercera generación. Pero más allá de eso, el espacio para otros jugadores a ‘las grandes ligas’ se ve reducido y, salvo en algunos casos, no se observa un interés por evolucionar sus modelos de empresas y con ello sus prácticas de negocios.

Traigo esto a colación porque recientemente conversaba con Gema Sacristán, Gerente General de Negocios BID Investment, sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y la necesidad de que las empresas latinoamericanas trabajaran más en poner su propósito social en el centro de su negocio no solo como una medida para retribuir a la sociedad los beneficios que obtienen de sus ingresos, sino como una forma de supervivencia de las propias compañías.

Gema Sacristán comentaba que trabajar en la sostenibilidad de la región permitiría a las empresas colaborar en la reconstrucción de las economías que han sido golpeadas por la pandemia Covid-19 y, de paso, impulsar mejores condiciones de negocios para emprender.

“Es difícil que las empresas prosperen en un país o un mundo amenazado, de ahí que les toque trabajar más en un entorno mucho mejor para ellas y para las sociedades. Necesitamos una forma de crear distinta, un mundo en el cual se beneficien las compañías, pero donde también actúen más en lo social”, comentaba la gerente de BID Investment.

La pregunta es si las multilatinas están dispuestas a dar ese viraje. Y pienso en ellas porque muchas de las firmas transnacionales que operan en América Latina ya lo vienen haciendo, sino en la región sí en los lugares donde están sus corporativos. Son esas grandes empresas familiares de la región que trabajan con una cantidad importante de proveedores pequeños y medianos (pymes) las que pueden contribuir a escalonar más este pensamiento social que requiere la nueva era postpandemia.

Lograr ese cambio podría pasar por la llegada de gerentes renovados con mayor conciencia del impacto que las empresas generan. Incluso por los miembros de las familias dueñas de esas grandes empresas que han egresado de sus universidades con una visión renovada de lo que es hacer empresa hoy en día.

Un cambio también pasaría por modernizar las cúpulas empresariales, casi siempre dominadas por estas importantes familias. Sobre esto, en febrero pasado, tan solo unas semanas antes de que se extendiera la pandemia en México, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dio a conocer Los 10 Principios de Dimensión Social de las Empresas, en las que se aborda la importancia de la “obligación moral de las compañías con la sociedad” y sobre la necesidad de “modernizar la cultura empresarial”. Sin lugar a duda este tipo de acciones vienen a ser una esperanza de luz y empatía en un momento tan oscuro como el actual. Falta que este tipo de iniciativas se repliquen más en Latinoamérica pero, sobre todo, se cumplan.

Secciones

No Te Puedes Perder…

YouTube
YouTube
Instagram