fbpx
55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx

MIENTRAS ESCRIBO

Rocío Macías

Rocío Macías

Periodista de cultura y espectáculos. Estudié Derecho, pero mi pasión por la cultura definió mi profesión. Orgullosamente UNAM. Música, cine, literatura, teatro, cultura pop y actividades. Rock y todo lo que lo rodea. Todo acompañado de una taza de café.

Eddie Van Halen y el recuerdo de su concierto en México.

Después de muchos años de luchar contra el cáncer de garganta, Eddie Van Halen falleció este martes en California. Todavía el año pasado Van Halen tuvo conciertos, uno de ellos en el Hollywood Bowl, con David Lee Roth de regreso.

Van Halen tenía planeada una serie de presentaciones, incluyendo a México. Eso marcaría un regreso muy esperado. La banda tocó en nuestro país en mayo de 1992, con Sammy Hagar como cantante, después de que Lee Roth decidiera irse de solista.

Fue en la época en la que los conciertos no estaban tan organizados, pero por eso mismo fueron memorables. Fue en el Palacio de los Deportes, uno de los primeros foros que se abrieron a los conciertos de rock internacionales. Recuerden que apenas habían pasado 3 años desde que Rod Stewart tocara en Querétaro e inaugurara formalmente la nueva era de conciertos en nuestro país.

La banda rockera estaba ávida de espectáculos. Ver en vivo a sus grupos favoritos era algo impensable, por lo que cada nuevo anuncio de grupos o cantantes que venían de extranjía (Alex Lora dixit), causaba todo un revuelo. Matas largas en cada punto de venta, la banda de la periferia que había juntado su dinero para poder comprar un boleto y ver a los creadores de «Jump», iba y venía días antes para adquirir una entrada.

En esa época los boletos se vendían en Mix Up, algunos en Zorba (tienda de discos importados) o en Super Sound de Polanco y que era atendida por el Reveren. Algunos en las taquillas del Palacio. Los que consiguieron boleto en cualquiera de estos lugares, estuvieron desde tempranito en el domo de cobre esperando la hora en que abrieran las puertas (no se fuera a cancelar).

La emoción de ir en el metro, con cientos de greñudos más, que iban cantando, creaba una hermandad. Parecía eterno el camino hacia las puertas. No existían los enrejados de ahora. Algunos intentaban hacer portazo. Otros hacían la tranza de usar dos veces o hasta tres el mismo boleto.

Fotografía tomada de Twitter @eddievanhalen

Ya adentro la expectación. Lleno total, de cuando entraban 20 mil espectadores al Palacio de los Deportes. Todos iban de un lado a otro (todavía no existía Lobo). De pronto la oscuridad y los primeros riffs de Eddie Van Halen. Hubo un momento en el que los gritos no dejaban escuchar la música. En lugares aislados se quemaban unos petates, o bueno, a eso olía. Otros, de plano se pusieron a bailar.

Era la música que nunca imaginamos ver. Era una de las bandas más exitosas de los ochenta y la espera había terminado. No estaba David, pero Sammy hizo lo suyo. Con «Panama», el éxito todavía en la radio, fue la locura total. Y la presentación en sociedad de Hagar, «Right Now», que todos guachaguachábamos. Pero la locura en verdad fue con el cover de los Kinks, «You really got me», y Eddie corriendo por todo el escenario y las rampas laterales, sin parar de sonreír, de pronto las rodillas al piso y la guitarra parecía hacerlo llegar al éxtasis. Era ese Eddie que idolatrábamos, con su clásica Frankenstein, esa guitarra que hizo con piezas de muchas otras y que pintó de rojo con diferentes líneas blancas y negras.

Cada uno de los integrantes del grupo realizó su «solo», sin embargo el de Alex Van Halen fue el más impresionante al elevarse en una plataforma para que luciera su batería en todo su esplendor. Por supuesto que «Jump» puso a saltar a los 20 mil que estábamos ahí. Un concierto que fue el sinónimo de felicidad ese 22 de mayo de 1992.

A 28 años de distancia ya era raro que Eddie había dejado de tuitear desde mayo de este año. En enero puso algo sobre su línea de guitarras y agradeció las felicitaciones de cumpleaños. En marzo felicitó a su hijo y en mayo a su hermano Alex, a ambos por sus cumpleaños. Fue lo último que puso en redes. Una de sus últimas fotos fue en el verano de 2019, feliz en su amada California.

Fueron casi 20 año con cáncer de garganta, y no perdió el buen humor ni dejó de trabajar. No se quejó, por lo menos en público. Hoy muchos de sus compañeros lamentan su partida, como Gene Simmons, Sammy Hagar, Tony Iommi, Flea, Nikki Six, Sebastian Bach y hasta Boy George. El verdadero guitar hero ha partido. Rest in power.

Secciones

YouTube
YouTube
Instagram