fbpx
55 8925 1325 hola@elcapitalino.mx

BÉBETE UN RESPIRO

Pedro González Castelán

Pedro González Castelán

Pedro González Castelán, Sommelier, por la Asociación de Sommeliers Mexicanos. Con experiencia en el área de capacitación, servicio al cliente e impartición de catas. Actualmente Sommelier del grupo La Castellana.

Mezclas de invierno

Esta vez vamos a dar un pequeño giro y hablaremos del vino como base para otras bebidas, y aquí podría ir un poco en contra de la actual cultura y tradición alrededor del vino.

Desde la antigüedad, ya se maceraba con especias, miel, resinas o sustancias aromáticas de diferente procedencia y que incluso se infusionaba con diversas hierbas con fines medicinales. Esta práctica poco a poco fue derivando en algunas de las bebidas ya preparadas como el vermouth, que es una mezcla de vino con ajenjo y otros botánicos y así, empezó a tomar más fuerza al ofrecerse como aperitivo antes de comer o cenar. El vino no sólo ha servido como base para el nacimiento de nuevas bebidas que han derivado en varias marcas, sino que también ha tenido un gran recibimiento con el boom de la coctelería como la combinación de refresco de cola con vino tinto que resulta en un “calimocho”, refresco de limón con vino tinto o vino blanco, los que llamamos “tinto de verano” o “blanco de verano” respectivamente, hasta la tan famosa “Mimosa”, que obtenemos de mezclar jugo de naranja con champagne.

Continuando con las festividades, vamos a hablar un poco de una bebida que va muy bien con estas bajas temperaturas y que tiene su origen en la antigua Roma; estamos hablando del vino caliente que era conocido en ese entonces como “Conditum” y el cual consiste en mezclar vino con diversas especias a fuego lento para que este no llegue a punto de ebullición y así, evitar que el alcohol se evapore. Actualmente tiene variantes según el país donde se prepare, por ejemplo, en Polonia y Alemania el ingrediente más característico es la miel, en Hungría lleva clavo de olor y en Francia se mezcla con canela. Para su elaboración, además de evitar su ebullición, se recomienda evitar las ollas de aluminio para no aportar un sabor metálico al vino, además de no utilizar grandes vinos o demasiado costosos, ya que estos están elaborados para disfrutarse sorbo a sorbo.

Por último, no quisiera dar una receta, ya que estas abundan en internet, mejor podría recomendar que vayan creando una propia con los ingredientes que más les gusten y así, puedan disfrutar aún más, de una taza de vino caliente, abrigados en alguna cobija para pasar de la mejor manera, estos días fríos.

Como podemos observar, aún las personas más tradicionalistas, estarán de acuerdo conmigo, que la combinación de vino con diversos elementos, ha sido una práctica tan antigua como el vino mismo, pero también hay que hacer énfasis en el cuidado que la mayoría de las bodegas tienen por entregarnos, una bebida de calidad en la que hay un esfuerzo de todo un año por presentar vinos que expresan en cada sorbo, el trabajo que hay desde el cultivo de la vid, el cuidado de las uvas, su fermentación y los matices que cada productor le da para presentar vino de calidad.

Así es que, si van a preparar vino caliente en esta temporada, procuren hacerlo con vinos de una calidad más “sencilla”, para no perder el perfil de todo el trabajo antes mencionado. Y recuerden que…

…En invierno no hay mal abrigo, con una copa de buen vino.

Otros Artículos

Secciones

YouTube
YouTube
Instagram